¿Estás en una relación donde no te sientes feliz y dudas si terminarla o no? ¿No sabes si ya llegó el momento?

Sigue estos consejos para que veas si realmente vale la pena seguir o no.

Una relación sana se define por tres variables importantes: Tu integridad, tu dignidad y tu felicidad; y deja de serlo cuando tus deseos pasan a un segundo plano. No te estoy diciendo que seas egoísta, significa que siempre, siempre y siempre tus deseos no importan sino los del otro. Ser para otro no te puede impedir ser para ti.

Dicen que en una relación sana siempre uno se sacrifica pero el truco está en entender que no siempre tiene que ser el mismo.

¿Cuándo puedes decir que una relación ya no es sana?

Primero, cuando ya no te quieren y eso no solamente te lo demuestran diciéndolo sino cómo actúan contigo.

La segunda manera de ver cuando una relación ya no es sana, es cuando se vulneran tus principios, cuando tienes que sacrificar quien eres y en lo que crees por complacer al otro.

Y tercero, cuando tu realización personal se ve estancada.

Si crees que tu mente y tu corazón ya se acostumbraron a estar tristes o ansiosos, creo que ya es momento de que empieces a reflexionar. Eso no es normal, tampoco es sano si ya cruzaste los límites de la autoestima.

¡No Giuliana, no seas exagerada, tenemos momentos muy buenos! Hay que evaluar cuántos. Si hace muchos meses o hace muchas semanas ya tienes esa sensación de vacío puede ser que sea el momento de tomar una decisión que te haga bien a ti.

No vayas a confundir falsas esperanzas con realidad. Te lo digo y te lo repito, si vulneran tus principios, si tu integridad está en juego y no te puedes desarrollar personalmente , entonces, creo que llegó el momento de ponerle fin a esa relación.

© 2017 – Giuliana Caccia Arana para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Agregar commentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.