christ_cross_cover«Nosotros predicamos a un Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; mas para los llamados, lo mismo judíos que griegos, un Cristo, fuerza de Dios y sabiduría de Dios» (1Cor 1, 23-24). Ese es nuestro camino de salvación. Ese es el camino del cristiano. Jesús nunca ha dicho que ser cristiano es algo fácil: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame» (Lc 9, 23).

Muchas veces la cruz se hace demasiado pesada, y pareciera que no la podemos cargar. Por eso Jesús, conociendo mejor que nadie nuestra debilidad, también dice en otro pasaje: «Venid a mí todos los que estáis fatigados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera». (Mt 11, 28-30) La única manera de darle sentido y una respuesta a nuestro dolor y sufrimiento es el camino de Cristo.

Muchas veces tenemos que acompañar personas en momentos de tribulación, de dolor, de sufrimiento… la verdad es que son pocas las palabras con las que se puede consolar alguien que está sufriendo la muerte de un ser querido; acompañando la enfermedad de un hijo; los problemas graves de un familiar; las injusticias a causa de enemigos; la pobreza de madres que no tienen con que dar de comer a sus hijos; los padres que tienen que lidiar con los distintos problemas de la familia; o, simplemente, situaciones difíciles que se presentan a diario, y requieren un sacrificio y esfuerzo especial de nuestra parte.

[pullquote]La verdad es que si nos quedamos en plano simplemente “horizontal”; es decir, si miramos esas situaciones solamente desde los “ojos del mundo”, es imposible darle sentido; darle una respuesta; darle un sentido a todas esas situaciones. ¿Qué sentido tiene sufrir? Solamente Dios puede darnos sentido. Solamente Cristo, que vivió en su propia carne el sufrimiento, puede entendernos y compadecerse de nosotros. La cruz, por lo tanto, en Cristo, cobra un sentido divino, un camino de salvación. Es, por lo tanto, un camino lleno de sentido. Que nos puede llevar a la felicidad.[/pullquote]

Muchos huyen del dolor y del sufrimiento. Es comprensible. Pero hacer eso, en el fondo, es huir de la propia vida. Pues nuestra vida siempre tiene una cuota de sufrimiento, de dolor; siempre implica cargar una cruz. Cada uno tiene su Cruz. No significa que busquemos el sufrimiento, pero la vida por sí misma porta una dimensión de dolor. ¿Quién no tiene problemas en la vida?

Volvamos nuestra mirada a Cristo. Él asume el dolor, asume el sufrimiento de la Cruz, de manera voluntaria. «El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo, haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz» (2Fil 6-8). Es decir, descubre que es en ese camino, permitido por el Padre, que cumple su Misión. Libremente opta por asumir el dolor y el sufrimiento en su vida. No se trata de buscar el sufrimiento, pero si Dios lo permite en nuestras vidas, por algo será. Normalmente no sabemos el porqué, pero Dios tiene un Plan para cada uno de nosotros. ¡Cuántas cosas aprendemos! ¡Cuánto crecemos y maduramos como personas, cuando aceptamos el sufrimiento en nuestras vidas!

[pullquote]Una clave espiritual fundamental es aprender a sufrir junto con Jesús. Comprender nuestro dolor a través de Cristo, quien le dio sentido salvífico a todo sufrimiento. De esa manera, sufrimos junto con Jesús. Nos conformamos más a Jesús. Por lo tanto, al participar de su dolor, nos estamos haciendo otros Cristos. Así nos santificamos, y por lo tanto somos cada vez más felices. Sólo quien cree en Cristo puede entender el dolor y el sufrimiento de esta manera. Cómo decíamos al comienzo, es “locura para los griegos y necedad para los judíos”.[/pullquote]

«Si de verdad queremos que estas reflexiones se concreten en un consuelo real y fuente de paz, es imprescindible cumplir con una condición: vivirlo todo en la fe, que quiere decir que el cristiano que sufre debe unirse conscientemente al Cristo doliente, debe acompañarlo cargando con paz su propia cruz a la de Cristo, que sube al Calvario llevando con amor la suya, debe no sólo aguantar el dolor con resignación sino asumirlo amorosamente, de forma consciente y voluntaria, sabiendo que de esta manera su sufrimiento, igual que el de Jesús, se torna, fecundo y creador, en fuente de vida y redención» (Ignacio Larrañaga, El arte de ser feliz, Paulinas 2012, p.120).

© 2015 – Pablo Augusto Perazzo para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Pablo Augusto Perazzo

Pablo nació en Sao Paulo (Brasil), en el año 1976. Vive en el Perú desde 1995. Es licenciado en filosofía y Magister en educación. Actualmente dicta clases de filosofía en el Seminario Arquidiocesano de Piura.
Regularmente escribe artículos de opinión y es colaborador del periódico “El Tiempo” de Piura y de la revista "Vive" de Ecuador. Ha publicado en agosto de 2016 el libro llamado: “Yo también quiero ser feliz”, de la editorial Columba.

View all posts

1 comment

Deja un comentario