Los seres humanos, al ser racionales, necesitamos razones frente a nuestros cuestionamientos. Para quienes son padres de familia, es común tener que pensar bien las respuestas frente a las preguntas que realizan sus hijos de las cosas más elementales de la vida como: ¿Por qué sale el sol en las mañanas? ¿Qué es la luna? ¿Por qué hay oscuridad en la noche? ¿Por qué las nubes se mueven? Estas preguntas de física elemental, no podemos responderlas con un simple “porque sí”. Pues bien, para el padre Manuel Carreira, jesuita teólogo, filósofo y astrofísico nacido en 1931, cuando pretendemos dar respuesta al origen del universo con la palabra “azar”, es responder exactamente lo que algunos padres hacemos cuando no tenemos la respuesta inmediata frente a las preguntas de los pequeños que no pocas veces nos ponen en aprietos: “porque sí”.
«Es el azar una fuerza física? ¿Puede usted hacer un experimento para medir “azar”? No. ¿Puede usted poner azar en una ecuación? No. ¿Es una propiedad de la materia? No. El azar es solo una manera de establecer que estamos intentando relacionar cosas que entre sí no tienen relación causal o lógica» ((Ver entrevista en: https://www.youtube.com/watch?v=-p_qKVdrpks ))
En efecto, para Carreira, si bien la ciencia moderna se ocupa del estudio de la materia y sus transformaciones mediante la interacción de la fuerza gravitatoria y electromagnética de largo alcance y la nuclear fuerte y nuclear débil de muy corto alcance, llega un momento en el cual la ciencia por sí misma no puede dar respuesta a otras realidades que no se pueden medir.
«Lo que no puede explicarse por esas cuatro fuerzas, no es debido a la materia…. Como científico si yo digo, por ejemplo, que una poesía se debe a una materia y no a un espíritu humano, tengo que decir cómo paso de una de estas fuerzas a la belleza de la poesía. Como esto no se puede hacer, todo lo que es arte, plástico, literario, musical queda fuera del ámbito de la ciencia» ((Ver entrevista en: https://www.youtube.com/watch?v=-p_qKVdrpks ))
Y es en este momento en el que nos topamos frente a una realidad, no medible, pero que es cierta. Es por esta razón que cuando nos aproximamos a la realidad desde una óptica solamente medible, limitamos el avance de nuestro conocimiento. En efecto, para el P. Carreira, «si uno no ve nada más que lo que hace la materia, el universo es absurdo».

© 2017 – Centro de Estudios Católicos – CEC

Departamento Editorial del CEC

El Departamento Editorial del CEC tiene a su cargo la gestión del programa de publicaciones, la organización de los sistemas de evaluación de originales, la corrección de manuscritos (impresos o electrónicos) y la dirección del proceso de producción en todos los niveles de trabajo. El Departamento Editorial está a cargo del Director Editorial y su equipo de trabajo.

View all posts

Add comment

Deja un comentario