Hoy en Fe y Ciencia les traemos al científico jesuita norteamericano, hermano Guy Consolmagno:

Y les compartimos una entrevista que tuvimos oportunidad de hacerle:

Muy pocas personas están enteradas de que el pequeño territorio del Estado Vaticano cuenta con un observatorio astronómico que depende directamente del Papa. Y tal vez, son menos aún los que han escuchado que hay toda una comunidad de sacerdotes y hermanos jesuitas dedicada específicamente a los estudios astronómicos tanto en el Observatorio Vaticano, como en su filial en Arizona, USA.

Quisimos entrevistar a uno de sus grandes expertos, el hermano Guy Consolmagno. Guy tiene un particular currículum: Astrónomo, científico planetario, experto en meteoritos y asteroides, y además ha estudiado filosofía y teología. Realizó parte de sus estudios en el MIT y también en Harvard, donde enseñó algunos años. Sirvió en el Cuerpo de Paz de los Estados Unidos en Kenya por 2 años en la década de los ochenta- En 1989 entró a la Compañía de Jesús donde decidió hacer votos como hermano de la comunidad. Hoy es el responsable de la colección de meteoritos del Observatorio Vaticano y ha participado en una misión especial en la Antártida donde fueron encontrados cientos de meteoritos preservados en medio de bloques de hielo azul. La lista de conferencias, publicaciones, artículos en revistas especializadas y la participación activa en el mundo científico es vasta.

Nos recibió en los cuarteles generales del Observatorio Vaticano en Castel Gandolfo. Encontramos ciertamente a un hombre apasionado por la ciencia, pero también a un hombre con un profundo amor por la Iglesia y por su misión evangelizadora. Alegre y espontaneo, nos mostró las instalaciones del Observatorio, para finalmente recibirnos en su laboratorio donde, sentados entre microscopios, computadoras, e incluso algunos meteoritos que estaban siendo examinados, tuvimos una cercana conversación.

Hoy somos testigos, a través de los medios de comunicación, de una suerte de “guerra” entre la religión y la ciencia.  Autores científicos famosos no sólo tienden a relegar la religión a lo meramente privado, sino que al mismo tiempo afirman que quien tiene creencias religiosas no puede ser un verdadero científico. En muchas ocasiones escuchamos que la ciencia ha constatado la “inexistencia de Dios”, o que incluso estamos en una época “post-religión”, donde finalmente la religión ha sido superada y no es más que el recuerdo de un pasado ignorante. Por el otro lado, se ha manifestado a veces una cierta oposición a la ciencia por parte de creyentes de varias religiones, sea por razones éticas como por una especie de temor producido cuando los avances científicos se perciben como opuestos a las propias creencias religiosas.

 ¿Por qué esta suerte de guerra?

Guy: Es preciso entender que las personas que están generando una guerra entre ciencia y religión están tratando de venderte algo. Ellos tienen una agenda definida, y esa agenda no se basa en la verdad. Esto se aplica a los dos polos, tanto para el ateo que insiste en que la religión no es más que una fuente de mal, como para los fundamentalistas religiosos que insisten en que la ciencia es la fuente de todos los males. Ambos buscan decir que el mal no está en ellos, sino en los otros. En el fondo tratan de negar que el pecado original está presente en todos nosotros. Es de algún modo también una respuesta ante el temor. El fundamentalismo es una respuesta al miedo. Si tienes miedo de la religión, estás afirmando que no tienes fe en tu ciencia. Y si temes a la ciencia, estás afirmando indirectamente que no tienes fe en tu religión. En el fondo tú no tienes fe en la verdad. Respondiendo a tu pregunta original, yo creo que la causa es el temor.

Los científicos que no tienen ninguna preparación filosófica y tratan de filosofar, hacen el ridículo. Lo hemos visto en muchos libros, y se los venden en su gran mayoría a personas que de antemano quieren estar de acuerdo con ellos. Por otro lado las personas creyentes que no tienen ninguna preparación científica hacen igualmente el ridículo cuando intentan hablar sobre ciencia. Ellos también estan intentando vender libros a personas que ya están de acuerdo con ellos. La ironía es que la gran mayoría de personas religiosas no son fundamentalistas, e incluso están de acuerdo con la ciencia y la asumen. Y la gran mayoría de científicos están felices con la religión. Si te das cuenta, ¡ambos grupos son las mismas personas! Pero nosotros, que conformamos esa gran mayoría, hemos permitido que el debate público sea dominado por las personas que están tratando de venderte algo, sea de un extremo o de otro. Y la gran mayoría de veces lo que están intentando vender no tiene nada que ver ni con la ciencia ni con la religión.

En su caso como científico, podríamos afirmar que el ser católico -y por tanto, creer en un Dios que ha creado el universo y que ese mismo Dios es el Camino, la Verdad y la Vida- lo ayuda a ser un “mejor científico”?

G: A veces olvidamos que, a un nivel fundamental, para ser científico hay que tener ciertas creencias religiosas. Y he dicho “ciertas” creencias religiosas porque déjame recordarte que no todas las religiones y culturas comparten estas creencias. En lo primero que un científico debe creer es que el universo físico es real. Y hay algunas religiones que creen que todo es una ilusión. Y si todo es una ilusión, ¿cuál sería la razón de ser científico? Por lo tanto debes creer en el universo físico. También debes creer que el universo físico funciona según reglas, leyes y con una lógica. Pero si eres un pagano y crees que tal cosa cayó porque un dios la hizo caer, y que un rayo en un tormenta sucede porque el dios del rayo lo causó para protestar, o que el trigo creció porque el dios del trigo lo hizo crecer… Si todo lo que sucede en el universo es el resultado de algun diablillo, o espíritu inteligente, no hay manera de hacer ciencia. Sólo mediante la negación de la creencia en los diablillos inteligentes podemos preguntarnos “¿por qué las cosas suceden?”.

Los antiguos romanos persiguieron a los cristianos porque los consideraban ateos, y estaban casi en lo correcto. Hay tantas y tantas versiones de dios en las que yo no creo, porque yo creo en un solo Dios. Y por el primer mandamiento, debo dejar a todos aquellos dioses a un costado. No los voy a adorar, ni tampoco les daré crédibilidad. En ese sentido, yo sólo creo en un Dios más que Richard Dawkins… (risas). Pero es un Dios sobrenatural, que existe más allá de la naturaleza, y antes que la naturaleza. Eso quiere decir que yo sí puedo preguntarme válidamente cómo funciona la naturaleza. Además de ello, lo que yo conozco por la Revelación es que Dios creó el universo de un modo lógico… lo que me da un motivo más para tratar de entender el universo lógicamente.

Si efectivamente la fe y la ciencia están tan íntimamente unidas, ¿por qué surge este debate? ¿Quién se beneficia con ello?

G: Cuando observas con atención la historia de la guerra entre la ciencia y la religión, descubres que realmente viene del siglo XIX, de la época victoriana tardía. A veces la agenda era muy sencilla: Por ejemplo, si un partido político estaba vinculado con la Iglesia, el partido político opuesto comenzaba a difundir que “la ciencia es nuestra fuente de verdad”. En Norteamérica ocurrió como parte de un movimiento contra la inmigración. La gente que proclamaba que la religión era anticientífica era la misma gente que intentaba impedir que inmigren personas cuyos apellidos terminaban en vocales, porque no podían fiarse de “esos católicos”.

[pullquote]También tienes a la gente que ha abusado de la ciencia. Por ejemplo la evolución es una descripción válida del mecanismo que explica como se llega de una especie a otra. Pero hay gente que toma la idea de evolución y la aplica a la eugenesia, al darwinismo social o la utiliza para justificar cualquier tipo de cosas terribles. En el mismo sentido hay personas que dicen “mi religión es una fuente de verdad”, pero al mismo tiempo utiliza esa afirmación para oprimir a la gente que temen porque no son de la misma religión. Regresamos nuevamente al problema del temor. Un filósofo que es ignorante acerca de la ciencia filosofará mal. Eso no significa que deba olvidar la ciencia. Por el contrario, ¡debe estudiar ciencia! ¡Y buena ciencia! Y si es posible, dedicar tiempo a ese estudio para aprender o, mejor aún, para colaborar. [/pullquote]

Una de las grandes cosas acerca de la ciencia es que nadie se dedica a la ciencia solo. Cada científico tiene uno o dos colaboradores, tiene un equipo. Nadie sabe lo suficiente para hacer el trabajo solo. ¿No sería grandioso que los científicos y los filósofos pudiesen publicar como equipo y aprender unos de otros? Tendríamos a un filósofo que sabe algo de ciencia y a un científico que sabe algo de filosofía trabajando juntos en un mismo proyecto.

En los Estados Unidos el debate ha estado marcado por la “teoría de la evolución” versus la “teoría del diseño inteligente”. Acaba de mencionar que el evolucionismo puede explicar cómo una especie proviene de otra, pero que en el pasado no siempre ha sido aplicado correctamente y ha sobrepasado sus limites. ¿Tiene alguna opinión sobre la teoría del diseño inteligente?

G: Este es un excelente ejemplo de una hermosa idea que fue utilizada por personas que han distorsionado su sentido. Yo creo en Dios y veo la presencia de Dios en la hermosa lógica del universo. Por lo tanto puedo usarla para “Diseñador” en ese sentido, y ése es el sentido tradicional. Pero las personas que creen que pueden utilizar la ciencia para probar la existencia de Dios, terminan haciendo de la ciencia algo más poderoso que el mismo Dios. Por eso al final el dios que ellos tratan de probar no es el Dios real. La gente que dice “yo no entiendo cómo ocurre esto en la naturaleza y por lo tanto debe ocurrir porque Dios existe” reduce a Dios de ser un Dios sobrenatural –fundamento de todo lo existente– a un dios-natural que lanza bolas de fuego. Así terminamos regresando al dios pagano de la naturaleza. Ese es el peligro. La ciencia es un camino de muchos tropiezos hacia una verdad que nunca obtendremos totalmente. Y la ciencia es un suelo muy, muy frágil, como para sustentar tu religión, porque la ciencia del año 2200 será muy diferente de la ciencia del 2013.

Acerca de esto que acaba de describir resulta un tanto sorprendente saber que desde 1774 la Iglesia Católica tiene un observatorio astronómico, que sigue activo hasta la actualidad. Tiene su sede principal en el territorio vaticano de Castel Gandolfo, junto al casa de descanso del mismo Papa. Y también cuenta con un observatorio con tecnología de última generación en convenio con la Universidad de Arizona, en la montaña Graham. ¿Cuál es el sentido de que la Iglesia tenga un observatorio propio?

G: Hay una razón sencilla y una más profunda. La sencilla es para mostrarle al mundo que la Iglesia promueve la ciencia. Literalmente con su dinero, literalmente con sus edificios, sobre los que ha instalados telescopios. La casa papal de verano en Castel Gandolfo tiene telescopios en el techo. La iglesia de San Ignacio en Roma tuvo telescopios sobre ella. La Iglesia promueve la ciencia, y la sostiene. En ese sentido, la Iglesia no sólo no tiene miedo de la ciencia sino que la alienta, siempre y cuando esté dirigida a la verdad y no abuse de ella para justificar cosas que en el fondo sabemos equivocadas.

[pullquote]La segunda razón, la razón más profunda, es que el universo físico es una vía a través de la cual Dios se comunica con nosotros. “Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras” (Rom 1,20). Es una cita de la Carta de San Pablo a los Romanos. Podríamos decir que Dios se revela a sí mismo a través de las cosas que ha creado. Por lo tanto nosotros estamos llamados a estudiar las cosas que ha creado para poder conocer mejor a Dios. Yo, personalmente, cuando constato el universo físico y la manera como funciona, experimento un gran gozo, similar al gozo que experimento en la oración. Es la presencia de Dios.[/pullquote]

© 2016. Entrevista y traducción realizadas por Sebastián Correa y Michael Taylor para el Centro de Estudios Católicos – CEC. Publicada originalmente el 7 de mayo de 2013

P. Sebastián Correa Ehlers

El P. Sebastián nació en Santiago de Chile en 1982. Desde muy joven se dedicó a la pintura y a la fotografía, habiendo realizado exposiciones de su trabajo en Perú y Chile. Ha publicado dos libros: "El Espíritu del Lugar. Naturaleza y arquitectura en Arequipa", estudio fotográfico sobre la arquitectura y cultura de algunos lugares del Perú; y "Suyajruna", que contiene el testimonio fotográfico y periodístico de 10 artistas populares del Perú, sobre sus orígenes, sus tradiciones, su arte y su religiosidad.
Realizó estudios de arquitectura en la Universidad de Chile, y de filosofía y teología en la facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima.
En la actualidad es capellán de la Universidad Gabriela Mistral, miembro del Consejo Directivo de la Fundación CRECE CHILE y director general del Centro de Estudios Católicos CEC.

View all posts

2 comments

Deja un comentario