13:10


Geográficamente, miremos por ejemplo, en Canadá donde se acaba de legalizar la zoofilia, el sexo con los animales. Vos dirás, esperá, estás siendo muy paranoico, ¿qué tiene que ver esto con la Ideología de Género? Lo que dije hace un rato, la Ideología de Género es la falacia según la cual nuestra sexualidad se reduce a simplemente a una construcción de la cultura.

La cultura es puro azar, si es puro azar, cuáles son los límites. Ninguno. La edad también puede ser pura cultura. Que no llegue el día en que la Ideología de Género nos afirme que es espectacular tener relaciones sexuales entre adultos y niños, que ya está llegando de hecho.

Claro, ahora te hablan del consentimiento de los niños, te hablan de menores mayores, ¿no?


Hay partidos políticos, como en Holanda, que ha nacido en el 2006, específicamente para pedir la legalización de la pedofilia y han modificado obviamente el nombre, ahora los llaman boyslovers, child lovers, sexo intergeneracional, otra vez la guerra de las palabras. Debemos estar muy atentos con las palabras y no comernos los buzones.

Claro, porque al final se te graba la palabra y la aceptas como una realidad.


Y eso modifica la manera en que vos ves el mundo, insisto si a vos un pedófilo te dice “no, yo soy un boy lover”, no suena igual a “soy un pedófilo”.


El otro día vi un reportaje, porque van metiendo en los medios sutilmente estos conceptos, pedófilos virtuosos.

Pedófilos virtuosos, es una agrupación, tengo entendido que es de Estados Unidos. Bueno justamente, ese es un ejemplo de la modificación de los palabras. Claro, porque hay un bien atrás de la pedofilia, puede existir el bien atrás de la pedofilia.


Le gustan los niños pero no les hacen daño.


No, no simplemente consumen la pornografía infantil, es decir, un niño que ellos directamente no le hacen daño, pero indirectamente sí se lo hacen, porque conforman un mercado espantoso que da de comer a la gente que produce la pornografía infantil.


Dicho sea de paso, te comento otra cosa que viene a cuento. En Holanda, ya hay grupos de sexólogos organizados que están pidiendo que los videos pornográficos infantiles sean producidos por el Estado. Eso sí, con un sellito abajo que al televidente le asegure que ese niñito estuvo ahí haciendo todo lo que uno puede ver con su consentimiento, otra vez, la cuestión del consentimiento.

Entonces, ¿hasta dónde puede llegar esto? No lo sé ¿Hasta dónde ha llegado hoy? Hasta el extremo de legitimar la pedófilia en ciertos lugares y a darles, ofrecerles en bandeja, un discurso filosófico ideológico a grupos pedófilos como la Nambla, por ejemplo, en Estados Unidos, que argumentan exactamente con la misma filosofía que está atrás de la Ideología de Género, que la sexualidad es un constructo de la cultura, la edad también es un constructo de la cultura, todo es cultura nada es realidad natural, entonces, ¿dónde están los límites? No, no hay límites, queremos la liberación sexual, esa es la idea.

© 2017 – Giuliana Caccia Arana para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Giuliana Caccia Arana

Giuliana está casada y tiene dos hijos. Comunicadora social (Universidad de Lima) y Master en Matrimonio y Familia (Universidad de Navarra, España), es creadora de La Mamá Oca y autora del libro “Educación en serio. Reflexiones para ser los padres que nuestros hijos necesitan” (Ed. Planeta/Sello Diana). También es Directora del área de Familia del CEC.

View all posts

Add comment

Deja un comentario