La razón principal por la que quiero escribir sobre este grupo radical islámico es porque ya parece que “pasó de moda” hablar de sus brutalidades y actos violentos. Prácticamente no se escuchan más sus atrocidades en los medios de comunicación. Sin embargo, siguen con su política asesina, matando cuantos se opongan a sus intereses “religiosos” expansionistas. Como la mayoría de noticias, tienen su “auge” de interés, pero luego se quedan en el olvido. Pero la realidad sigue, y las personas siguen muriendo... En palabras de Mons. Dashe Doeme, obispo Nigeriano: «creen que quemando nuestras iglesias, nuestros edificios, van a poder destruir el cristianismo. Eso nunca»...

isis2_coverEl Estado Islámico –de origen sunita– nació como una facción de Al-Qaeda, cuyo líder era Osama bin Laden. Se diferencia de muchos grupos radicales del islam, como por ejemplo el Nusra (que también somete bajo la violencia a Irak y Siria),pues pretende internacionalizarse con su califato.

“Yihad” significa “lucha”. Los “yihadistas” interpretan el islam como una continua lucha para alcanzar el cielo. Se hacen llamar también “ISIS”, que es el nombre de una diosa griega. Las siglas “ISIS” significan: “Islamic State of Irak and Syria” (Estado Islámico de Irak y Siria). El 29 de junio de 2014 se proclamaron como un califato de orden mundial, con Abu Bakr al-Baghdadi como califa, que le dio al ISIS el nombre de Estado Islámico. Desde entonces vienen esparciendo miedo y violencia, sobretodo en Irak y Siria, pero poco a poco van extendiendo sus brazos violentos en otros territorios.

[pullquote]La razón principal por la que quiero escribir sobre este grupo radical islámico es porque ya parece que “pasó de moda” hablar de sus brutalidades y actos violentos. Prácticamente no se escuchan más sus atrocidades en los medios de comunicación. Sin embargo, siguen con su política asesina, matando cuantos se opongan a sus intereses “religiosos” expansionistas. Como la mayoría de noticias, tienen su “auge” de interés, pero luego se quedan en el olvido. Pero la realidad sigue, y las personas siguen muriendo.[/pullquote]

Las últimas informaciones atribuyen al ISIS victorias en Irak y Siria sobre un territorio con una superficie de más de 300.000 km cuadrados. Equivalente a las dimensiones de Italia. Conquistaron y tienen subyugadas las ciudades importantes de Homs, al centro, y Aleppo, en el norte de Siria.

Obviamente son millares de personas, entre ellas, la mayoría cristianos que abandonan sus hogares. Sin embargo, muchos no quieren huir; permanecen en sus hogares, y están dispuestos a entregar sus vidas defendiendo su fe. Son mártires de nuestros tiempos. Muchas noticias “explotaron” en los medios de comunicación desde 15 de febrero de este año por la decapitación de 21 egipcios coptos; Luego, en abril, otros 30 decapitados en Libia – etíopes cristianos. Monseñor Giovanni Martinelli, Vicario Apostólico de Trípoli, no abandona la ciudad ante amenazas del ISIS. Atribuye mucho de lo que sucede hoy en día a una falta de diálogo. Sin embargo, el “mensaje” que tienen estos “yihadistas” es “una firma con sangre a las naciones de la Cruz”. Acusan a los cristianos de “cruzados” que quieren matar a los musulmanes. ¡Qué ironía! Destruyen símbolos, Iglesias, edificaciones cristianas y ponen emblemas del ISIS.

Esas decapitaciones se ven en África, Medio Oriente y Asia. El 20 de abril, el Sumo Pontífice decía: «Testimonio que grita para hacerse sentir por todos aquellos que todavía saben distinguir entre el bien y el mal». Muchas de las decapitaciones ampliamente difundidas ocurrían en tiempo pascual. Tiempo de victoria sobre la muerte. Tiempo en el que el amor misericordioso de Dios se muestra más fuerte que el sufrimiento y la muerte. Decía, en aquél entonces, nuestro Pontífice: «La verdadera Iglesia es la Iglesia de los santos y mártires». Como Esteban. Los mártires que dan la vida por nosotros, y recibimos la bendición de Dios por su testimonio. Como Esteban, estos mártires modernos entregan sus vidas con la magnanimidad cristiana del perdón y oración por los enemigos. ¿Cuántos mártires más entregan sus vidas a diario, pero que no son conocidos por nosotros?

[pullquote]Muy conmovedoras y esperanzadas son las palabras del obispo de Maidugure (Nigeria), Mons. Dashe Doeme: «Con el rosario venceremos el “demonio terrorista” en África». Habla del rosario como el arma del cristiano. Sigue: «creen que quemando nuestras iglesias, nuestros edificios, van a poder destruir el cristianismo. Eso nunca». Su gente sufre el terrorismo islámico desde 2009 en Nigeria. Hace muy poco, el Estado Islámico pudo tomar la ciudad de Palmira, histórica ciudad de Siria, masacrando a más de 400 personas. Aleppo, ciudad con un significativo número de cristianos, fue también bombardeada.[/pullquote]

Quiero terminar este pequeño artículo con algunas reflexiones evangélicas que, estoy seguro, pueden iluminar el misterio del mal que aqueja nuestros hermanos del medio oriente.

«Entonces dijo Jesús a sus discípulos: ´Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá, pero quien pierda su vida por mí, la encontrará” (Mt 16, 24-25); “El que no lleve su cruz y venga en pos de mí, no puede ser discípulo mío.” (Lc 14 27); “Es necesario que pasemos por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios.” (Hech 14, 22); “Porque estimo que los sufrimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que se ha de manifestar en nosotros.” (Rom 8, 18); “En cuanto a mi ¡Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por la cual el mundo es para mí un crucificado y yo un crucificado para el mundo!” (Gal 6, 14)

Quiero, para finalizar, dejarles este video, que muestra como la misericordia de Dios triunfa sobre el pecado y la muerte:

© 2015 – Pablo Augusto Perazzo para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Pablo Augusto Perazzo

Pablo nació en Sao Paulo (Brasil), en el año 1976. Vive en el Perú desde 1995. Es licenciado en filosofía y Magister en educación. Actualmente dicta clases de filosofía en el Seminario Arquidiocesano de Piura.
Regularmente escribe artículos de opinión y es colaborador del periódico “El Tiempo” de Piura y de la revista "Vive" de Ecuador. Ha publicado en agosto de 2016 el libro llamado: “Yo también quiero ser feliz”, de la editorial Columba.

View all posts

Add comment

Deja un comentario