La Ecología Humana es el ámbito propicio para la vida plena de la persona humana. Esto abarca todo su desarrollo y formación, así como su realización. Es fácil establecer la conveniencia de no vivir en un muladar, de poder beber agua no contaminada y respirar aire limpio. Curiosamente, es más difícil defender nuestro derecho a un ambiente no tóxico en otras esferas de la vida.

workaholicPasamos muchas horas de nuestra vida en el trabajo. Ni el horario debiera ahogarnos hasta impedir atender nuestra familia y otras obligaciones o intereses, ni las condiciones debieran ser embrutecedoras o alienantes. Desde el hito del informe Moynihan (1965) sobre la familia negra, se ha documentado mucho la correlación entre la familia disfuncional y las tasas de pobreza, desempleo, crimen, alcoholismo, enfermedades mentales, suicidios y otros indicadores de descomposición social. Es claro que familia y trabajo sanos son piezas claves de la ecología humana.

La sociedad y la cultura conforman un ámbito que a todos nos afecta. Un ambiente que promueve el materialismo y la ambición por el dinero; que promueve el consumismo y el desperdicio, es tóxico. Si se promueve la pornografía y el uso o abuso sexual de otras personas, es tóxico. Si se promueve o tolera la violencia, física, síquica, verbal, es tóxico. Si se premia el abuso, la mentira y el cinismo; si se ridiculiza la honestidad, la virtud y la generosidad, es tóxico.

Ciertamente, no siempre conviene que la ley prohíba y castigue lo perjudicial. Hay espacios de libertad necesarios aunque a veces puedan ser usados con riesgo o perjuicio de quien lo hace. La ley busca evitar las consecuencias dañinas al resto de la sociedad como cuando prohíbe el manejar borrachos; evita promover prohibiendo la publicidad de ciertos bienes o servicios; y desincentiva su uso, cargándole más impuestos o con etiquetas como “Fumar es dañino para la salud”. El respeto por la libertad de cada uno y el cuidado por el ambiente social y cultural que compartimos reclama un discernimiento muy fino.

La ecología humana la hacemos todos y la sufrimos todos. Nuestros actos y conductas, los valores o antivalores que expresamos y los buenos o malos hábitos que exhibimos, contribuyen a mejorar el ambiente y calidad de vida o lo contrario. Es a través, primero del ejemplo, pero también del diálogo y la participación ciudadana que nos toca ayudar a construir un ámbito cada vez más auténticamente humano.

© 2013 – José Ambrozic Velezmoro para el diario El Comercio (Perú). Publicado el 11 de junio de 2013
 
 

José Ambrozic Velezmoro

View all posts

Add comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *