28Hoy en Sacramentos.FE tratamos el tema de las visitas al Santísimo Sacramento, su sentido e importancia en la vida cristiana:

Visitas al Santísimo Sacramento

Adorar la divina presencia real de Jesucristo: éste es el fundamento primero de la devoción y del culto al Santísimo Sacramento, es la respuesta de fe y de amor hacia Aquel que siendo Dios se hizo hombre, hacia nuestro Salvador que nos ha amado hasta dar su vida por nosotros y que sigue amándonos de amor eterno. Quien adora da testimonio de amor, del amor recibido y de amor correspondido, y además da testimonio de su fe.

La Iglesia cree y confiesa que «en el augusto sacramento de la Eucaristía, después de la consagración del pan y del vino, se contiene verdadera, real y substancialmente nuestro Señor Jesucristo, verdadero Dios y hombre, bajo la apariencia de aquellas cosas sensibles».

Ahí está Cristo, el Señor, Dios y hombre verdadero, mereciendo absolutamente nuestra adoración y suscitándola por la acción del Espíritu Santo. Es el reconocimiento de la misericordia y majestad del Señor, que eligió el Santísimo Sacramento para quedarse con nosotros hasta el fin de mundo.

El cristiano, adorando a Cristo reconoce que Él es Dios, y el católico adorándolo ante el Santísimo Sacramento confiesa su presencia real y verdadera y substancial en la Eucarística. Los católicos que adoran no sólo cumplen con un acto sublime de devoción, sino que también dan testimonio del tesoro más grande que tiene la Iglesia, el don de Dios mismo, el don que hace el Padre del Hijo, el don de Cristo de sí mismo, el don que viene por el Espíritu: la Eucaristía.

Si la comunión sacramental es ante todo un encuentro con la Persona de mi Salvador y Creador, la adoración eucarística es una prolongación de ese encuentro. Adorar es una forma sublime de permanecer en el amor del Señor.

Visitas al Santísimo Sacramento en profundidad

Con los años la Iglesia ha ido tomando conciencia de la importancia de la presencia real de Jesús en la Eucaristía para los cristianos, y así se ha extendido su adoración no solo al momento de la Misa, sino que se ha extendido una práctica de piedad hermosa que es la adoración eucarística.

Es así como se empezó a guardar la Eucaristía en los Sagrarios o Tabernáculos, que se encuentran por lo general dentro de las Iglesias al centro o a un costado del altar. Es una cajita en la cual dentro se guardan las hostias ya consagradas, para que los cristianos podamos acudir a rezar a Jesús ahí presente totalmente cada vez que queramos. ¿Cómo reconocemos el sagrario? Por una lamparita que los acompaña siempre con una luz roja, que nos indica que dentro de ese sagrario hay una Hostia, o sea, Jesús vivo y real ahí presente, despierto, velando, siempre para escucharnos y darnos su amor.

¿Has visitado a Jesús en el sagrario? Te recomiendo darte un espacio durante la semana para ir a hablar con él. Como toda amistad, la amistad con Dios se debe cultivar, y para eso es muy recomendado darse espacios de diálogo con él, de estar con Dios, frente a frente, y qué mejor que hacerlo frente a su presencia real en la Sagrada Eucaristía.

Frente al tabernáculo, puedes ofrecerle a Dios todas tus intenciones, tus problemas, tus alegrías y dolores, tus necesidades. También puedes pedirle por los demás, en primer lugar, por tus familiares y amigos, por los que más sufren y necesitan de la ayuda de los demás. Puedes rezar también por tus hermanos en la fe, por la unidad de las familias… por toda la Iglesia, por el Papa y todos sus ministros. Puedes pedir que el Señor siga enviando vocaciones consagradas dedicadas a anunciar a Jesús… en fin puedes tener una relación de amistad libre y sincera sabiendo que Jesús nunca defrauda, que es el amigo bueno dispuesto a darse su tiempo, a dejar su vida misma por ti.

En el Catecismo

1379 El sagrario (tabernáculo) estaba primeramente destinado a guardar dignamente la Eucaristía para que pudiera ser llevada a los enfermos y ausentes fuera de la misa. Por la profundización de la fe en la presencia real de Cristo en su Eucaristía, la Iglesia tomó conciencia del sentido de la adoración silenciosa del Señor presente bajo las especies eucarísticas. Por eso, el sagrario debe estar colocado en un lugar particularmente digno de la iglesia; debe estar construido de tal forma que subraye y manifieste la verdad de la presencia real de Cristo en el santísimo sacramento.

1418 Puesto que Cristo mismo está presente en el Sacramento del Altar es preciso honrarlo con culto de adoración. “La visita al Santísimo Sacramento es una prueba de gratitud, un signo de amor y un deber de adoración hacia Cristo, nuestro Señor”.

Citas de la Sagrada Escritura

Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad. Juan 4,24

Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo. Mateo 5,15-16

Más bien, crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A él sea la gloria ahora y para siempre! Amén. 2 Pedro 3,18

Frases del Papa Francisco acerca de las visitas al Santísimo Sacramento del altar

“He aquí «una regla y un signo», concluyó el Pontífice: «La regla es: soy un buen cristiano, estoy en el camino del buen cristiano, si hago lo que viene de Jesús o me lleva a Jesús porque Él es el centro. El signo es la adoración ante Jesús, la oración de adoración ante Jesús»”.

“Y así, explicó el Santo Padre, «en estos dos templos —el templo material lugar de adoración y el templo espiritual dentro de mí, donde mora el Espíritu Santo— nuestra actitud debe de ser la piedad que adora y escucha; que ora y pide perdón; que alaba al Señor». Y «cuando se habla de la alegría del templo, se habla de esto: toda la comunidad en adoración, en oración, en acción de gracias, en alabanza. En oración con el Señor que está dentro de mí, porque soy templo; en escucha; en disponibilidad»”.

Frases de Benedicto XVI acerca de las visitas al Santísimo Sacramento del altar

“La adoración eucarística es oración que prolonga la celebración y la comunión eucarística”.

“Invito a todos a redescubrir la fecundidad de la adoración eucarística: delante del Santísimo Sacramento experimentamos de modo totalmente especial el «permanecer» de Jesús que él mismo, en el Evangelio de san Juan, pone como condición necesaria para dar mucho fruto”.

“De la adoración eucarística nace la compasión por todos los hombres y de esta compasión nace la sed de evangelizar”.

“En la celebración eucarística la adoración llega a ser unión. Dios no solamente está frente a nosotros, como el totalmente otro. Está dentro de nosotros, y nosotros estamos en él”.

Frases de san Juan Pablo II acerca de las visitas al Santísimo Sacramento del altar

“«¡Aprender a vivir la santa misa!». A esto nos ayuda, nos introduce, estar en adoración delante del Señor eucarístico en el sagrario y recibir el sacramento de la reconciliación”.

“Jesucristo no es una idea, ni un sentimiento, ni un recuerdo. Jesús es una “persona” viva siempre y presente entre nosotros. Amad a Jesús presente en la Eucaristía […] Viene a nosotros en la santa comunión y queda presente en el sagrario de nuestras Iglesias, porque Él es nuestro amigo, amigo de todos, y desea ser especialmente amigo y fortaleza en el camino de vuestra vida de muchachos y jóvenes que tenéis tanta necesidad de confianza y amistad”.

“La Iglesia y el mundo tienen una gran necesidad del culto eucarístico. Jesús nos espera en este sacramento del amor. No escatimemos tiempo para ir a encontrarlo en la adoración, en la contemplación llena de fe y abierta a reparar las faltas graves y delitos del mundo. No cese nunca nuestra adoración”.

Preguntas para profundizar acerca de Visitas al Santísimo Sacramento

¿Para qué se utilizan los sagrarios o tabernáculos?

Los sagrarios o tabernáculos se utilizan para guardar las hostias consagradas.

¿Dios se encuentra realmente en el sagrario?

Sí se encuentra realmente en el sagrario, Jesús vivo y real ahí presente, despierto, velando, siempre para escucharnos y darnos su amor.

¿Cómo podemos reconocer que se encuentra Dios en el Santo Sagrario?

Podemos reconocer que Dios se encuentra realmente en el Santo Sagrario por una lamparita que los acompaña siempre con una luz roja, que nos indica que dentro de ese sagrario hay una Hostia consagrada.

¿Porque la iglesia ha aumentado la piedad a la adoración eucarística a través de la historia?

Con los años la Iglesia ha ido tomando conciencia de la importancia de la presencia real de Jesús en la Eucaristía para los cristianos, y así se ha extendido su adoración no solo al momento de la Misa, sino que se ha extendido una práctica de piedad hermosa que es la adoración eucarística.

¿Porque es tan importante en mi vida espiritual la adoración Eucarística?

Como toda amistad, la amistad con Dios se debe cultivar, y para eso es muy recomendado darse espacios de diálogo con él, de estar con Dios, frente a frente, y qué mejor que hacerlo frente a su presencia real en la Sagrada Eucaristía. La visita al Santísimo Sacramento es una prueba de gratitud, un signo de amor y un deber de adoración hacia Cristo, nuestro Señor.

En esos ratos de oración ante el Santísimo, ante Jesús Sacramentado, recordamos que su presencia es fruto del amor que nos tiene. Es un momento oportuno para renovar nuestro propósito de ser santos y de responder generosamente al amor de Dios. En la adoración a Cristo Jesús también podemos pedir perdón por nuestras faltas y pecados, reconociendo así, con humildad, que sólo Él tiene el poder para perdonarnos, renovando nuestra confianza en su misericordia. También puedes pedirle por los demás, en primer lugar, por tus familiares y amigos, por los que más sufren y necesitan de la ayuda de los demás. Puedes rezar también por tus hermanos en la fe, por la unidad de las familias… por toda la Iglesia, por el Papa y todos sus ministros. Puedes pedir que el Señor siga enviando vocaciones consagradas dedicadas a anunciar a Jesús… en fin puedes tener una relación de amistad libre y sincera sabiendo que Jesús nunca defrauda, que es el amigo bueno dispuesto a darse su tiempo, a dejar su vida misma por ti.

¿Qué obstáculos ves en tu vida para crecer en la devoción a Jesús sacramentado?

Hacer silencio interior muchas veces nos cuesta en medio de tanto ruido que nos encontramos día a día y por el correr de la vida muchas veces no nos detenemos unos momentos para escuchar a nuestro Padre que desde nuestro silencio interior nos habla y nos escucha para ayudarnos como un Padre amoroso que es.

«El silencio -indicaba Benedicto XVI- es capaz de abrir un espacio interior en lo más íntimo de nosotros mismos, para hacer que allí habite Dios, para que su Palabra permanezca en nosotros, para que el amor a Él arraigue en nuestra mente y en nuestro corazón y anime nuestra vida».

¿Qué medios se pueden poner para que las visitas al Santísimo sean una experiencia cada vez más profunda de encuentro con el Señor Jesús?

Cuando nos encontramos en presencia de Jesús Sacramentado lo primero es hacer un acto de fe y tomar consciencia de que Dios está ahí realmente presente.

Si bien podemos rezar con las palabras que espontáneamente vengan a nuestro corazón, cuando vamos a visitar al Señor Jesús por un tiempo más prolongado ayuda muchísimo preparar nuestra visita. Podemos, por ejemplo, dedicar unos minutos a un momento de diálogo personal con el Señor, otros minutos a la meditación de un texto eucarístico o a rezar con los salmos, y otro momento a pedir por nuestras necesidades y las de los demás. Las posibilidades son muy variadas, y esta costumbre ayudará a que nos mantengamos concentrados y enfocados.

Meditar delante del Señor «nos da la posibilidad de llegar al manantial mismo de la gracia», nos ayudará a un encuentro más íntimo con Él, y a descubrir con mayor ardor el inmenso bien que significa su presencia en la Eucaristía. Hay, por otro lado, muchos devocionarios eucarísticos que podemos utilizar en nuestra visita. En ellos encontraremos también otros textos valiosos, oraciones de santos, así como cantos adecuados para la oración eucarística que con seguridad enriquecerán nuestra oración.

¿Podemos apreciar cómo el encuentro con Dios en nuestra vida nos trae consecuencias significativas y que también puede ser un medio de apostolado?

Sí podemos lograr que se transforme en un hábito podremos apreciar como la visita al Santísimo Sacramento traerá muchos frutos en nuestra vida espiritual. También se puede transformar como un medio de apostolado si invitamos a alguien a visitar al Señor presente en el Santísimo Sacramento para que otras personas que quizás estén un poco alejadas del Señor vuelvan a encontrarse con Él en la intimidad de la oración.

Centro de Estudios Católicos

El Centro de Estudios Católicos CEC nace en 1969 en Lima (Perú), como una iniciativa de un grupo de jóvenes universitarios.

View all posts

Add comment

Deja un comentario