Muchas personas creen que tener una mascota en casa cuando los niños son pequeños es perjudicial por temas de higiene, pero estudios recientes demuestran todo lo contrario.

Tener una mascota en la casa puede traer múltiples beneficios para los niños, como tener compañía, aprender a dar y recibir cariño, aprender a cuidar a la mascota (lo cual los ayuda con el desarrollo de las responsabilidades).

¿Existen otros beneficios?

¡Claro que sí! Uno de los mejores beneficios es que ayuda al mejor desarrollo de la flora intestinal del niño, es decir que, al tener un animal con pelo, la flora intestinal del niño se modifica hasta disminuir el riesgo de alergia y disminuyendo los índices de obesidad infantil.

También, los niños que conviven de forma diaria con animales con pelo, disminuyen el riesgo de padecer asma, ya que los anticuerpos y microorganismos del niño empieza a trabajar teniendo en cuenta que existen pelos a su alrededor. Es una forma de protegerlo.

Además, hay que tener en cuenta que el instinto protector del animal ayuda al cuidado del bebé. Siendo un amigo fiel de los padres y el niño.

¡No nos asustemos por las bacterias que puedan traer nuestros amigos peludos! ¡Siempre y cuando tengamos en cuenta la higiene que hay que mantener con un animal en la casa, todo puede ser de gran ayuda para el desarrollo de nuestros hijos!

#ECO

Agregar commentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.