Hoy día quiero compartir con ustedes una reflexión que es, probablemente, una de las más importantes que tenemos que hacernos hoy en día y que ustedes papás y mamás, tienen que hacerse: ¿Por qué sucede, infelizmente, que tantas parejas se divorcien?

Entonces, la pregunta que tenemos que hacer es: ¿Cómo logramos que un matrimonio perdure a lo largo de los años? ¿Cómo logramos que un matrimonio sea realmente feliz?

Y la clave está en el amor, pero no un amor cómo se entiende hoy en día, que vemos en las películas, en las novelas.

¿Cuál es el verdadero amor? Cuando la persona, coloquialmente hablando, ya no está mirando solamente el propio ombligo o no se está preocupando solamente por sí mismo, sino que se preocupa por la pareja, cuáles son los anhelos de la pareja, cuáles son las preocupaciones de su pareja. Si yo ayudo a que mi esposo, mi esposa, sea más feliz, yo también voy a ser feliz y así la pareja, el matrimonio, que vive ese amor auténtico, va a ser cada día más feliz.

Y lo primero y lo más importante que Dios quiere de la vida de un hombre y una mujer que se casan es, justamente, vivir en plenitud su matrimonio, porque esa es su vocación.

© 2017 – Pablo Augusto Perazzo para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Pablo Augusto Perazzo

Pablo nació en Sao Paulo (Brasil), en el año 1976. Vive en el Perú desde 1995. Es licenciado en filosofía y Magister en educación. Actualmente dicta clases de filosofía en el Seminario Arquidiocesano de Piura.
Regularmente escribe artículos de opinión y es colaborador del periódico “El Tiempo” de Piura y de la revista "Vive" de Ecuador. Ha publicado en agosto de 2016 el libro llamado: “Yo también quiero ser feliz”, de la editorial Columba.

View all posts

Add comment

Deja un comentario