Hace unos días recibí un mensaje, en el inbox de mi Facebook, donde una mamá me decía que de verdad se cansaba de sus hijos y a veces perdía el control porque llegaba muy cansada del trabajo; y me decía: ¿Qué puedo hacer?

Aquí, me voy a atrever a darte algunos consejos para ver cómo puedes manejar el estrés post oficina.

Sii bien quien me escribió fue una mamá, este mensaje también sirve para los papás y no solo para los padres o madres que trabajan sino para los que se quedan en casa.

Lo primero que les quiero decir, es que es normal estar cansado. Somos seres humanos y tenemos problemas durante el día que nos pueden estresar. Así que debemos reconocer que tenemos esa debilidad porque ese reconocimiento nos va a dar la fuerza para poder trabajar sobre este cansancio.

Una vez que sabemos que podemos ser vulnerables y cambiar de humor porque hemos pasado un mal día complicado, es importante que entendamos que tenemos que hacer un esfuerzo para controlar nuestras emociones. Todos tenemos problemas, todos nos cansamos, a mí me pasa y muchas veces también quisiera llegar del trabajo o de la calle, meterme a mi cama y que nadie me moleste, pero eso no va a pasar.

Pensemos, ¿te gusta que cuanto tú estés esperando a alguien con mucho cariño, esa persona, sea tu esposo o tu esposa te conteste mal? Lo mismo pasa con nuestros hijos, ellos esperan ansiosos nuestra llegada y el tratar que nuestro estrés no influya, nuestro final del día viene de la mano con un trabajo muy fuerte a nivel emocional.

Por ejemplo: el autodominio de las emociones negativas. Eso es muy importante, porque todos vamos a estar expuestos en muchas ocasiones a contextos complicados y debemos tener el control suficiente para no desbordarnos.

También, el aprender a no traer los problemas de la calle a la casa tiene que ver con desarrollo de virtudes, por ejemplo: la generosidad, pensar en el bien del otro antes que en el nuestro; o la caridad, hacerlo por amor a nuestros seres queridos,; el respeto, es parte de respetar a los otros miembros de nuestra familia, el tratarlos bien a pesar de las circunstancias que estamos viviendo.

Luego, les puedo dar un tip adicional, si cuando estamos llegando a la casa estamos sintiendo que estamos de muy mal humor sería bueno hacer un corte, de repente escuchar una canción que nos gusta, tener pensamientos positivos o esperar en la puerta de la casa, respirar profundo y tomar la decisión de que vamos a entrar de buen humor.

Si sabemos que al llegar a casa vamos a estar expuestos a un momento de estrés, como por ejemplo, el hacer o revisar tareas, no lo hagamos inmediatamente, hagamos una pausa, de repente podemos compartir un momento en familia más relajado, como tomarnos un jugo o un té y de esa manera retomamos nuestras obligaciones pero mucho más tranquilos.

Ya saben, nosotros somos el primer referente educativo de nuestros hijos. Si queremos que nuestros hijos tengan manejo emocional y autodominio debemos empezar por nosotros mismos porque de esa manera les enseñaremos que no siempre el contexto debe determinar nuestras emociones sino que nosotros somos los que actuamos de acuerdo a las circunstancias.

© 2017 – Giuliana Caccia Arana para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Giuliana Caccia Arana

Giuliana está casada y tiene dos hijos. Comunicadora social (Universidad de Lima) y Master en Matrimonio y Familia (Universidad de Navarra, España), es creadora de La Mamá Oca y autora del libro “Educación en serio. Reflexiones para ser los padres que nuestros hijos necesitan” (Ed. Planeta/Sello Diana). También es Directora del área de Familia del CEC.

View all posts

Add comment

Deja un comentario