ls_noticiaAcadémicos chilenos en diferentes áreas como la historia, religión, filosofía y derecho, se reunieron para reflexionar en torno a la encíclica del Papa Francisco, “Laudato Si” para buscar responder a la pregunta: “¿Por qué una ecología humana?”.

Durante el encuentro, realizado en la Universidad Gabriela Mistral y organizado por dicha casa de estudios en conjunto con el Centro de Estudios Católicos (CEC), el capellán, P. Sebastián Correa E., explicó que una manera de responder a esta interrogante es descubrir en primer lugar la ruptura y reconciliación que se ha dado desde los inicios entre el hombre y su Creador.

Como lo relata el libro del Génesis, Adán “que vivía en armonía y relación de amor- con Dios y su entorno- desobedece a su Creador generando así una primera ruptura”. Esta conlleva a un segundo quiebre consigo mismo por “la vergüenza que siente en su interior”, explicó el P. Correa.

Posteriormente, el presbítero recordó la historia de Caín y Abel, una “ruptura con el prójimo”. Luego, explicó que la cuarta ruptura sucede en Babel “cuando el hombre trata de someter la Tierra y utilizar lo que Dios le ha dado para desafiarlo (…) El hombre ha roto con Dios, consigo mismo, con su prójimo y con la creación”.

Por tanto, “mientras no sanemos la ruptura que está en el corazón del hombre no podemos soñar con un futuro mejor. La ruptura solo se puede sanar a través de la reconciliación, con la muerte de Jesucristo en la Cruz, que se entrega para salvar y redimir”, recalcó el también docente de Ética y Responsabilidad Social de la misma Casa de estudios.

“Las heridas de esta ecología son mucho más profundas que la ecología misma. Si no nos atrevemos a mirar nuestra propia realidad personal y comunitaria,  jamás podremos dar soluciones efectivas a este problema que poco a poco nos va volviendo en el mundo que jamás soñamos y que jamás quisimos ser”, concluyó.

Por su parte, el historiador y doctor en Filosofía y Letras, Gonzalo Larios, reflexionó sobre las enseñanzas de San Francisco de Asís, un modelo para lograr una ecología más humana que es citado por el Santo Padre en la encíclica.

Larios basó su ponencia en los estudios y experiencia de conversión al catolicismo del escritor Gilbert Keith Chesterton y explicó que “para Chesterton, los santos son un antídoto y una medicina. Cada generación busca su santo por instinto y San Francisco no es el que la gente quiere sino el que necesita”.

“El Papa Francisco cita en la encíclica: ‘San Francisco es el ejemplo por excelencia del cuidado de lo débil y de una ecología integral’ (…) Chesterton lo mismo que San Francisco disfrutan profundamente de la vida, sencillez, humildad, pobreza y también de la naturaleza. Su actitud positiva y apasionada del amor a la pobreza constituyen un reto a la mortalidad moderna en todo el problema de la persecución del vivir del placer”.

En tanto, el doctor en Filosofía, Williams Ibarra, comentó que en la actualidad solo se “adoptan medidas correctivas o reformas sobre los efectos dañinos en el ambiente que si bien son necesarios, no llegan a las causas, ni raíces del problema, no llegan a cuestionar las raíces de la creencia moderna en el progreso material”.

Para Ibarra, “el respeto que el hombre debe tener por la naturaleza radica en que la Tierra es el lugar donde cada uno puede establecer su identidad y replantear el sentido de su vida para lograr la armonía y perfección natural propia”.

“La relación hombre-medio debe estar regulada por una ética por ello el seguimiento y surgimiento de una ecosofía. Lo mismo que dice el Santo Padre en Laudato Si, que llama como solución: a un cambio de estilo de vida y producción del consumo, en una conciencia ecológica del hombre del siglo XXI”.

Por último, la abogada María Luisa Baltra, quien explicó de qué forma Chile se está haciendo cargo del problema medioambiental, dijo que el problema ecológico “no es sólo una tarea del Estado, sino como país tenemos que poner nuestro grano de arena y tenemos las alternativas para ello. Para vivir en armonía dentro de lo que es nuestra naturaleza y también de lo que implica el crecimiento del país en distintos ámbitos”.

Noticia publicada originalmente en aciprensa.com

Centro de Estudios Católicos

El Centro de Estudios Católicos CEC nace en 1969 en Lima (Perú), como una iniciativa de un grupo de jóvenes universitarios.

View all posts

Add comment

Deja un comentario