En el capítulo anterior de mi Vlog hablamos sobre la importancia que tiene que nosotros, los padres, seamos responsables de enseñarle a nuestros hijos a posponer el inicio de su vida sexual para que de esa manera no sufran las consecuencias físicas y emocionales que le siguen.
También les dije que en el siguiente capítulo, o sea en éste, les iba a dar algunas guías para hacerlo de la mejor manera.
Lo primero, es que debemos enseñarle a nuestros hijos a respetar el sexo.
Hoy, los niños y los jóvenes reciben constantemente mensajes de que el sexo es solo recreación y que no involucra absolutamente ninguna emoción, ni intelecto. inclusive lo pueden ver como simplemente saciar un instinto animal y no como lo que es, algo precioso.
Enséñale a que respete el sexo y que no lo vea como un simple juego sino como algo precioso que está destinado a un tiempo y a un propósito específico.
Segundo, tenemos que entender que la realidad sexual en la que crecen nuestros hijos es totalmente distinta a la que crecimos nosotros, hay muchos testimonios de chicos que piensan que si no tienen relaciones sexuales antes de acabar la secundaria hay algo malo en ellos.
La presión es muy alta por parte de sus contemporáneos y debemos ser nosotros los padres quienes les demos la opción que nadie mas les da.
¿Qué opción?
Que no tener relaciones sexuales no te hace anormal o un extraterrestre y que saber dominar los impulsos y las tentaciones no es de reprimidos, como dicen ahora, sino de personas con una voluntad de hierro y un autodominio muy firme.
Tercer punto que debemos tener en cuenta es que la mejor opción que tienen nuestros hijos para atrasar el inicio de su vida sexual, ¿saben cual es? nosotros los padres.
Un estudio realizado hace poco tiempo, a más de 90 mil niños y adolescentes en Estados Unidos arrojó el dato que la mejor manera de que un chico no cayera en drogas, alcohol o sexo era tener una conexión muy fuerte con alguno de sus padres.
Sí, a nuestros hijos sí les importa conocer nuestra forma de pensar y nuestra visión de la realidad y créanme que la consideran cuando tienen que tomar sus propias decisiones.
Finalmente, la clave está en hablar abiertamente con nuestros hijos sobre sexo. Ellos dependen de nosotros para caminar en esta cultura que los invita a tomar el camino más fácil pero no necesariamente el mejor. Seamos su guía.

© 2017 – Giuliana Caccia Arana para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Giuliana Caccia Arana

Giuliana está casada y tiene dos hijos. Comunicadora social (Universidad de Lima) y Master en Matrimonio y Familia (Universidad de Navarra, España), es creadora de La Mamá Oca y autora del libro “Educación en serio. Reflexiones para ser los padres que nuestros hijos necesitan” (Ed. Planeta/Sello Diana). También es Directora del área de Familia del CEC.

View all posts

Add comment

Deja un comentario