Para fortalecer la capacidad de liderazgo en las organizaciones, es de vital importancia mantener una constante dinámica formativa garantizando una correcta sucesión de los puestos claves de la organización. El tener que acudir a personas externas de la organización para puestos claves evidencia un criterio errado en el desarrollo de cadenas de liderazgo. Algunas causas de esta falta de continuidad pueden ser el ego de los líderes, que no quieren soltar las riendas, o la incapacidad para formar personas a su cargo.

liderazgo699_coverSi bien los aspectos estratégicos son cruciales, pues marcan el objetivo y la ruta a seguir en la organización, son las personas las que hacen posible que se llegue a la meta señalada. En el libro “Criterio” –escrito por Noel M. Tichy y Warren G. Bennis– se analizan los impactos positivos y negativos de diversas decisiones empresariales, llegando a la siguiente conclusión: «Si no hay un equipo de líderes de confianza, es imposible tomar buenas decisiones estratégicas (…) En cuanto hay un equipo que está razonablemente cohesionado, el proceso de decisión estratégica puede desplegarse con unas posibilidades de éxito razonables».

[pullquote]Para fortalecer la capacidad de liderazgo en las organizaciones, es de vital importancia mantener una constante dinámica formativa garantizando una correcta sucesión de los puestos claves de la organización. El tener que acudir a personas externas de la organización para puestos claves evidencia un criterio errado en el desarrollo de cadenas de liderazgo. Algunas causas de esta falta de continuidad pueden ser el ego de los líderes, que no quieren soltar las riendas, o la incapacidad para formar personas a su cargo.[/pullquote]

Para evitar este desfase de personal capacitado, es necesario identificar y prever la necesidad de cambios en diversos puestos estratégicos en la organización. Para ello, es importante determinar los factores claves que se buscarán en los líderes según los diversos desafíos que se presenten, como por ejemplo: situaciones de manejo de crisis, necesidad de movilidad para el cambio, procesos de consolidación, entre otros. Una vez definido el perfil, el proceso para elegir los candidatos debe ser transparente y justo, para lograr el compromiso y respeto de las personas.

Las decisiones relacionadas con las personas son las más complejas y en las que más errores se cometen. Existen muchos jefes capaces de realizar estrategias consistentes, pero muy pocos son los que logran guiar y movilizar al personal a comprometerse con dicha ruta. Por ello, resulta fundamental contar con un programa de formación continua, desde la propia organización, que garantice el número adecuado de líderes capacitados en todos los niveles de la organización.

© 2015 – Carlos Muñoz Gallardo para el Centro de Estudios Católicos – CEC

 

Carlos Muñoz Gallardo

Carlos nació en Santiago de Guayaquil (Ecuador) en el año 1971. Estudió Ingeniería Industrial en el Georgia Institute of Technology, Finanzas y Psicología en la George Washington University, y realizó estudios en Negocios Internacionales en Oxford University.
Ha trabajado durante muchos años en temas de promoción solidaria, a través de la Fundación Acción Solidaria de Ecuador.
Del 2006 al 2008 fue Director de la Promotoría del Instituto de Desarrollo Integral de la Persona; del 2012 al 2014 trabajó en la Dirección del apostolado Provida en la asociación “Opciones Heroicas”; y actualmente es presidente y consultor de Programas de Desarrollo Humano, además de brindar asesorías de responsabilidad social empresarial.

View all posts

Add comment

Deja un comentario