Descubrimos en las palabras que Jesús Resucitado dirige a las mujeres una invitación para todos los que estamos celebrando la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo en estos días. Una invitación a no quedarnos en una celebración sólo para “nosotros” sin anuncio gozoso, sin contagiar la alegría que brota de esa celebración, y es en este sentido que el Evangelio nos ayuda a fijarnos en lo que debemos hacer en este tiempo los que seguimos al Resucitado.

En el lunes de la Octava de Pascua escuchamos el Evangelio según San Mateo (28, 8-15), que inicia con el relato de las mujeres que parten a prisa del Sepulcro, “con miedo y gozo”; vemos que, luego de haber escuchado las palabras del Ángel, ellas corrieron a dar la noticia a los discípulos de Jesús. Más adelante, Jesús les sale al encuentro y les dice: «No temáis. Id, avisad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán». Si revisamos el versículo 7, leeremos las palabras que el Ángel les dijo antes del encuentro con Jesús: «Y ahora id enseguida a decir a sus discípulos: “Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis”».

Las mujeres fueron exhortadas, por el ángel y luego por el mismo Señor Jesús, ha IR -rápidamente-, SIN MIEDO, a DECIR –comunicar– la noticia de la Resurrección. Entonces, luego de haber celebrado la Vigilia Pascual, y habernos dado el saludo de la Pascua, experimentando una gran alegría porque ¡Cristo ha Resucitado!, debemos PONERNOS EN CAMINO. Ir, gozosos, como las mujeres, pero sin miedo, a anunciar, a decir –a los que no lo saben, porque no se han encontrado con Él– que Jesús ha Resucitado.

Pero hay algo más. En las palabras del Ángel y las de Jesús, vemos otro mensaje en común. El Ángel dice “irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis” y Jesús les dice “avisad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán”.

En este tiempo tenemos que llevar a los demás al encuentro con Jesús Resucitado en Galilea, y ¿cuál es la Galilea de cada uno? Para conocer la respuesta los dejo con las palabras del Papa Francisco de la homilía que dio en la Vigilia Pascual del 2014.

«En la vida del cristiano, después del bautismo, hay también otra «Galilea», una «Galilea» más existencial: la experiencia del encuentro personal con Jesucristo, que me ha llamado a seguirlo y participar en su misión. En este sentido, volver a Galilea significa custodiar en el corazón la memoria viva de esta llamada, cuando Jesús pasó por mi camino, me miró con misericordia, me pidió seguirlo; volver a Galilea significa recuperar la memoria de aquel momento en el que sus ojos se cruzaron con los míos, el momento en que me hizo sentir que me amaba. (…) Cada uno de nosotros puede preguntarse: ¿Cuál es mi Galilea? Se trata de hacer memoria, regresar con el recuerdo. ¿Dónde está mi Galilea? ¿La recuerdo? ¿La he olvidado? Búscala y la encontrarás. Allí te espera el Señor. He andado por caminos y senderos que me la han hecho olvidar. Señor, ayúdame: dime cuál es mi Galilea; sabes, yo quiero volver allí para encontrarte y dejarme abrazar por tu misericordia. No tengáis miedo, no temáis, volved a Galilea. El evangelio es claro: es necesario volver allí, para ver a Jesús resucitado, y convertirse en testigos de su resurrección. No es un volver atrás, no es una nostalgia. Es volver al primer amor, para recibir el fuego que Jesús ha encendido en el mundo, y llevarlo a todos, a todos los extremos de la tierra. Volver a Galilea sin miedo». (Papa Francisco, Vigilia Pascual, 2014.)

Ayudemos en este tiempo a que vuelva a la memoria de los demás este primer encuentro, en donde se cruzaron por primera vez con la mirada Jesús, cuando él les hizo sentir ese gran amor que nos tiene. Y particularmente en el Jubileo de la Misericordia, lo podemos hacer con aquellos que necesitan encontrarse con el amor misericordioso de Dios.

¡VAYAMOS SIN MIEDO!

© 2016 – Carlos Antonio Sánchez Bracamonte para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Carlos Antonio Sánchez Bracamonte

Carlos nació en Trujillo (Perú) en mayo de 1980. Es músico aficionado y comunicador social de profesión. Laico Consagrado que actualmente desempeña su misión apostólica en el Callao (Perú).

View all posts

Add comment

Deja un comentario