¿Te gusta correr? ¿5K, 10K, 21K, en maratón? ¿Qué tiene que ver correr y ganar el premio de la corrida con la vida cristiana?
San Pablo nos responde en la Carta a los Corintios. Había unos juegos de la época de San Pablo en la ciudad de Corinto que se llamaban Juegos Ístmicos, y ahí San Pablo escribe a los corintios hablando de eso. Él dice en la Primera Carta a los Corintios: “¿No saben que en las carreras todos corren, más uno sólo recibe el premio? Corran de manera que lo consigan. Los atletas se privan de todo y eso por una corona corruptible, nosotros en cambio por una corona incorruptible”.
Así que tomemos el ejemplo de San Pablo. Pensemos que si los atletas se privan de todo, nosotros los cristianos a veces podemos privarnos de algunas pequeñas cosas para alcanzar cosas más grandes.
¡Corramos! Corramos para alcanzar la meta que es la santidad, la felicidad y ayudar a los demás.

© 2017 – Alexandre Borges de Magalhães para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Alexandre Borges de Magalhães

Alexandre nació en 1972 en Brasil. Es Bachiller en Teología y Licenciado en Pedagogía por la Pontificia Universidad Católica de Chile. En la actualidad es el Coordinador General del Movimiento de Vida Cristiana MVC. Reside en Lima (Perú).

View all posts

Add comment

Deja un comentario