El hecho de comenzar un nuevo año nos suele llevar a preguntarnos sobre nuestra vida y lo que hemos hecho o también sobre nuestro futuro, nuestras inquietudes y sueños. Es como si, de pronto, nos diéramos cuenta que tenemos una nueva oportunidad para vivir intensamente y hacer que nuestra vida sea feliz, fructífera, bella, apasionante.

Quisiera compartirte algunas ideas que te van a ayudar a plantearte estas inquietudes con un espíritu esperanzador.

  1. Tú tienes el poder para tomar las decisiones que van a cambiar tu vida.

Es una idea muy sencilla, pero al mismo tiempo muy poderosa. La mayoría de las personas desisten de hacer cambios porque se han atribuido la discapacidad de no poder hacer los cambios que quieren.

El hecho es que tenemos la libertad para poder realizar esas transformaciones en nuestra vida. Aquellas que nos pueden llevar al sueño que queremos.

Saber que tengo la libertad para decidir sobre los cambios que quiero generar en mi vida no lo es todo, pero si es un primer escalón por el que debemos pasar.

  1. Tienes una misión que te espera.

Como persona que eres tienes una misión en este mundo. No has sido arrojado a la existencia por casualidad, sino que has sido pensado con amor, para hacer algo en esta vida de acuerdo a tu identidad, a tu carácter, inquietudes, inteligencia, talentos. Saber que tienes una misión es de las cosas más bellas que hay en la vida y le va a dar mucho sentido a lo que haces.

Las personas que son conscientes de su misión y la buscan constantemente, tienen muchas más probabilidades de tener una gran autoestima y ser personas esperanzadas en busca de algo mejor. Por el contrario, cuando las personas viven sin ser conscientes de ellas suelen estar más desorientadas y suelen poner el fundamento de su dignidad y autoestima en cosas accesorias; tienden a seguir estereotipos sin tener en cuenta su identidad y a compararse con paradigmas muy generales de la sociedad que muchas veces no tienen nada que ver con su historia personal.

  1. Has sido creado para amar.

El amor es una gran guía para saber qué hacer con tu vida. En muchas ocasiones no nos queda claro qué debemos hacer, sin embargo, siempre puedes tener la certeza que optando por el amor vas a encontrar el camino. Y es que un ingrediente infaltable para ser feliz, es primero ser amor. Piensa en cómo puedes vivir mejor el amor y llegarás a ser una mejor persona. Siempre es importante partir del interior para poder llevar a cabo los cambios exteriores que queremos en nuestras vidas.

Parte siempre de ser quién eres, proponte algunas cosas que te ayuden a ser más generoso, solidario, amable, alegre, paciente, servicial, respetuoso…

  1. Reconoce a las personas que rodean tu vida.

Las personas que son parte de tu vida son una clave importantísima para encontrar tu misión. Siempre valdrá la pena apuntar a ser un mejor hijo, hermano, padre o madre; buscar construir un mejor hogar y aprender a relacionarse mejor con aquellas personas tan importantes en tu vida. Además de la familia puedes pensar en tus amigos, aquellas personas con las que recorres el camino de la vida. Fíjate en aquellas personas que sueñan con tu mismo ideal y con aquellos compañeros de trabajo con los que compartes gran parte de tu tiempo.

  1. Vive en armonía con tu ser.  

Es importante que aprendas a reconocer tu carácter, tus valores, aquellas cosas que van de acuerdo a quién eres y vivas en armonía con tu ser. También que aprendas a escuchar tus inquietudes y valores tus características personales, para que las puedas sacar.

Aprende a reconocer qué cosas hacen parte de tu vida, las cosas que no podrías dejar o simplemente dejar pasar, aquellas que le dan sentido a tu vida y te hacen vibrar permanentemente. Reconoce tus talentos, aquellas habilidades que quieres seguir potenciando, aquellos conocimientos que te interesa seguir profundizando, aquella profesión que te gustaría seguir perfeccionando, incluso aquellos hobbies que disfrutas tanto.

No te preocupes por hacer todo, sino por hacer aquello que va de acuerdo a quién eres. En las personas hacerlo todo suele producir dispersión, tensiones, ansiedades más que realización. Vive de tal manera que puedas dormir con la conciencia tranquila, no rompas tu integridad, no vendas tu alma, no traiciones.

Para finalizar… (Un consejo desde mi experiencia existencial)

Es realmente bello caminar bajo la presencia de Dios, saberte creado por amor y sostenido por el amor, reconocerte guiado y acompañado en una existencia que puede ser descifrable y en la que es posible alcanzar la realización. Tiene mucho sentido poder ofrecer tu vida, como un niño que se siente feliz al hacer su dibujo y recibir una carita feliz o el abrazo de su madre; o como un equipo que después de jugar un torneo recibe una premiación. ¿Qué motivación podrá encontrar alguien si da lo mismo si hace bien o mal, si mejora o empeora? Por más que queramos forzar la realidad, no es suficiente para el corazón humano vivir para estar satisfecho de sí mismo. La autoayuda y autofelicitación no son suficientes. En verdad es bello caminar día a día ofreciéndole lo que haces a Dios y poder reconocer que tu vida es para su Gloria.

Bernardo Marulanda

Bernardo nació en Medellín (Colombia) el año 1987. Es teólogo, graduado en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz de Roma. Es laico consagrado, miembro del Sodalicio de Vida Cristiana. Actualmente vive en Ayaviri ( Perú) donde realiza su misión evangelizadora.

View all posts

Agregar commentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *