“Meterse en los zapatos del otro”, es una de las mejores frases que ilustra lo que implica la empatía, un concepto usado por la psicología para explicar la capacidad que tenemos para ponerlos en el lugar del otro, entenderlo, llegar a saber cómo se siente la otra persona e incluso saber qué puede estar pensando.

La cuestión, como siempre, es cómo le enseño a mi hijo eso. Sobre todo cuando vemos que muchas veces se disculpan, pero lo hacen porque se lo pedimos pero realmente no lo hacen porque lo sientan o porque se den cuenta que hicieron algo que le pudo ocasionar algo de daño al otro.

Y no es su culpa, es que aún no han tenido el tiempo suficiente para aprender sobre solidaridad. Un artículo de opinión de La Nación de Argentina divulga parte del estudio publicado por la revista especializada Developmental Psychology, el cual señala que los niños detectan muy pronto la diferencia entre un individuo dominante y un individuo subordinado, pero a los cinco años dejan de favorecer al dominante para ayudar al subordinado.

Este pequeño artículo señala que los científicos que investigaban sobre la empatía en los niños llevaron a 173 niños a ver una obra de títeres. Uno de ellos era el jefe, que imponía sus órdenes a otro. Los investigadores dieron a uno de los niños un pedazo de chocolate. “Entre los 3 y los 4 años, una gran mayoría de los niños apoyaba a la marioneta dominante dándole el trozo de chocolate.

A los 5 años, esta tendencia desaparece para invertirse completamente a los 8 años. A esta edad, la casi totalidad de los niños ayudaban a la marioneta subordinada”, dicen los investigadores.

El autor del artículo del periódico argentino, después de analizar los resultados del experimento, concluye que el sometimiento es infantil y que en cambio la empatía y la solidaridad son cosa de grandes.

El consejo de una profesora de preescolar para enseñar empatía

Así que a veces nuestros hijos no demuestran empatía porque no comprenden bien de qué se trata eso de ponerse en el lugar del otro.

Y eso lo entiende bien una profesora de preescolar llamada Ann Hardesty McKinley, quien divulgó su método para enseñar a los niños de esa edad sobre empatía.

Ella dice que cuando un niño, por ejemplo empuja a otro sin querer o hace algo que pueda afectar a otro, no le pide a ese niño que diga que lo siente. La profesora explica que obvia esa petición porque comprende que tales palabras resultan vacías al niño; por eso en lugar de pedirles que le digan al otro niño que lo siente, los invita a preguntarle si está bien.

Ann Hardesty expone que a veces los niños que se cayeron por la acción del otro, por ejemplo, a veces contestan que sí, que están bien, pero la mayoría de las veces contestan que no. En ese momento aprovecha para decirle al niño que empujó –sin querer o no al otro- que le diga al otro: “¿qué puedo hacer para que te sientas mejor?”, en ese momento, la docente les hace sugerencias de qué decir: “¿Necesitas ayuda para reconstruir tu torre de bloques? ¿Necesitas un abrazo? Una toalla de papel mojada haría sentir mejor el dolor de ese golpe? ¿Quieres que te deje solo?”.

“Sé que esto funciona porque pasamos por estas situaciones a principios de año, y a fin de año, cuando algún chico se cae en el parque de juegos, otros niños corren hasta donde está él, y le preguntan: “¿Estás bien? ¿Qué puedo hacer para que te sientas mejor?”.

5 claves para ayudar a tu hijo a educar en empatía

  1. 1.-Muéstrale tu empatía a tu hijo. Ya lo sabes bien, los hijos siempre aprenden de lo que ven (no lo olvides nunca), así que si queremos que aprendan algo debemos mostrarles cómo se hace a través de nuestro ejemplo. Muestra tu empatía hacia las demás personas y tu hijo aprenderá.
  2. 2.-Fortalece el autoestima de tu hijo: Cuando tu hijo tiene una autoestima sana le será más sencillo ponerse en el lugar del otro, pues no se sentirá amenazado ni vulnerable al ayudar a otros y tampoco se sentirá mal si alguien malinterpreta su actitud.
  3. 3.-Habla con él cuando haga algo que hiere tus sentimientos: Explícale tus emociones y así poco a poco irá entendiendo lo que sienten los demás.
  4. 4.-Invita a tu hijo a prestarle atención a los demás: Es muy importante que tu hijo aprenda desde temprana edad lo importante y respetuoso que es mirar y prestarles atención a otras personas. A veces el solo hecho escuchar a alguien nos ayuda a ponernos en sus zapatos.
  1. 5.-Aprender a hablar con los demás es vital: Esta clave se parece a la anterior, pero va un poco más allá de simplemente prestarle atención a alguien que nos habla, pues requiere de aprender a escuchar e interpretar los sentimientos de los demás y también aprender a expresar los propios.

Educar en empatía a tu niño lo va ayudar no solo a comprender a los demás sino también a comprenderse a sí mismo. Además, ser empático favorecerá su desarrollo y su adaptación emocional, ya que aprenderá a no centrarse sólo en sí mismo sino que se involucrará con aquello que ocurre a su alrededor.

También tu hijo aprenderá a relacionarse mejor con los demás, pues los vínculos de las personas empáticas suelen ser más ricos, más estrechos, pues se nutren de una comunicación más efectiva.

Artículo completo en el siguiente link:

https://eresmama.com/5-claves-educar-empatia/

 

Eres Mamá

Blog para madres con consejos sobre embarazo, bebés y niños.
https://eresmama.com/

View all posts

Add comment

Deja un comentario